Calle Virgen de Orito, 6 03009 ALICANTE ---------------------------- Teléfono y Fax: 965 18 55 18 ---------------------------- e-mail: cuba.m.h.ali@gmail.com Facebook: Asociación de Amistad con Cuba "Miguel Hernández"















05-07-2015 DOS ARTÍCULOS DE CUBADEBATE. "GRACIAS, CUBA" DE KOLDO CAMPOS Y "CUBA MARCA EL CAMINO EN LA LUCHA CONTRA EL VIH/SIDA" DE KANYA D'ALMEIDA


Gracias, Cuba

 2 julio 2015. Cubadebate  Por Koldo Campos

Dedicado a Mey.

Y sí, Fidel es una de las más luminosas referencias de la historia, de las más dignas, como es Cuba un ejemplo, un gigantesco ejemplo de un pueblo diminuto, de una isla flotando en el Caribe en las mismas narices del Imperio. Y saberlo y decirlo es para mí, también, una manera de agradecérselo.

Nadie en este manicomio en que han convertido al mundo quienes dictan su destino, disfruta de la cordura de Cuba, de su sensatez y de su juicio, de su capacidad de lucha, de su vergüenza.

Y todo ello cuando aún sin haber terminado de nacer, ya caían sobre ella agresiones, calumnias, sabotajes, pestes, invasiones… Y también el embargo, el aislamiento, el bloqueo… Y también la necesidad de transformar, solo con el empeño, aquel Casino-Hotel Club en un país, después de haber sido, en mala hora, descubierta, convertida a la fe y a la colonia y condenada al monocultivo de un azúcar amargo.

Y Cuba, sin más ayuda que el comercio que durante algunos años tuvo con la URSS en mejores condiciones que la usura habitual del llamado mundo libre, reciclando, reutilizando, apelando al ingenio, cuidando lo que había, cuando andar en Cuba en bicicleta era mofa habitual de quienes han arruinado el planeta y hoy hasta es impresentable una gran capital que se tenga por modelo y no estimule el uso de las dos ruedas sin motor, sin combustible, sin humos, sin ruidos, así es que sigue Cuba.

Apenas ha pasado poco más de medio siglo sin que se desarmaran contra Cuba ni amenazas ni agresiones y, cualquiera que sea honesto convendrá conmigo, en que bastaría cotejar la sociedad cubana con el resto de islas caribeñas después de más de un siglo de progreso y desarrollo capitalista en ellas, para apreciar la diferencia.

Todavía mueren en Cuba recién nacidos, pero en mucha menor medida que en cualquier otro país americano, incluyendo Estados Unidos. Y es verdad, sí, es verdad, muchos edificios en La Habana, para no hablar de Santiago, necesitan capas de pintura para sus fachadas, pero cuando llega la noche no hay indigentes en las calles cubanas buscando un portal donde pasar la noche, como tampoco hay una niña sin escuela o un niño sin atención médica.

A diferencia de la democracia mexicana, en Cuba estudiar magisterio y ejercerlo no cuesta la vida; ni el periodismo, como en Honduras, provoca la muerte; ni el sindicalismo mata como en Colombia. En Cuba no se muere de colesterol ni de hambre. En Cuba las artes, la danza, la pintura, no son malas palabras y el teatro tampoco un acertijo. La cultura respira, aunque a veces haya que procurársela asistida.

Cuba nunca es noticia porque sus estudiantes protagonicen matanzas en las escuelas o porque perturbados que siempre actúan solos y al servicio de nadie le pongan la nota de sangre al día. En Cuba no se tortura ni se practica ninguno de los tantos eufemismos y proporciones al uso en Europa y los Estados Unidos, ni aparecen fosas comunes con cientos de cadáveres, ni sería concebible Guantánamo. Tampoco sus policías semejan fantasmas cubiertos de escafandras y armados de armas largas, de perros y caballos. Hasta me atrevería a asegurar que en Cuba la policía parece gente, ni siquiera llevan pistola.

Durante todos estos años en Cuba se ha ido minando, se sigue en ello, la xenofobia, el racismo, el machismo, todos las ancestrales mentiras que nos impiden reconocernos como iguales, y en todas esas luchas de largo recorrido los progresos de Cuba son notables. Las comparaciones también ayudarían a entenderlo.

Y, a pesar de las limitaciones, de sus pocos recursos, Cuba ha impulsado proyectos tan hermosos, (casi iba a decir “cristianos”) como una universidad de medicina en la que formar gratuitamente a miles de estudiantes latinoamericanos sin recursos, y escuelas de arte, de cine, gestionadas con los mismos fines. Y ha tenido arrestos para hacerse presente en África respaldando los legítimos sueños de pueblos sojuzgados por regímenes racistas o combatiendo el Ébola, o enseñando a leer en muchas patrias americanas, contribuyendo a la salud de pueblos vecinos.

Y ahí sigue trabajando, estudiando, investigando, haciendo importantes aportes a la salud y educación del mundo y, sobre todo, a los conceptos más imprescindibles para la humanidad: la solidaridad por ejemplo. Cuba ha contribuido más que nadie, lo sigue haciendo, al cuidado de miles de niñas y niños afectados en Chernobil. En el Sahara, aquella colonia que el Estado español vendió a Marruecos con todo y su gente a pesar de haber empeñado su palabra y su compromiso con Naciones Unidas de dejar la República Árabe Saharaui en manos de sus ciudadanos, pues hay miles de saharauis que son conocidos popularmente como “los cubanos”, porque fue en Cuba que pudieron crecer, vivir y formarse como profesionales. Es más el castellano de esos saharauis que estudiaron en Cuba que el que sobrevivió a la colonia y la traición española.

Buena parte del sistema de salud de Haití ha estado en manos cubanas mientras el pueblo haitiano espera que le llegue la ayuda económica prometida de la “comunidad internacional”. La misma que ayer estranguló a Haití y que hoy extorsiona a Grecia.

Y si, también es verdad, Fidel dijo una vez que no se hace un paraíso en la falda de un volcán. Yo, más prosaico, agregaría que alguna vez se rompe un plato, pero que lo sepan los necios a los que cantara Silvio, yo no voy de una fábula a llorar un responso, ni acepto un desenlace por una controversia, ni voy por un pecado a ignorar el Infierno, ni por un desatino transijo una condena, que un funeral descargue de culpa al cementerio o que una discrepancia culmine en anatema. Yo no voy de una lágrima a invitar a un sepelio, ni intercambio aspavientos por pagados aplausos ni divinos naufragios por humanas tormentas. No voy de un eslabón a hacer una cadena ni me duele una cruz más que sangra un calvario, ni un rescoldo me inquieta como alarma un incendio o me aflige una cuenta tanto como un rosario y un disparo me aturde más que un parte de guerra.

En fin que, gracias Cuba. Te debo mis mejores sueños.


2 julio 2015  Por Koldo Campos.  de Cubadebate


INICIO
 » NOTICIAS, SALUD  »

Cuba marca el camino en la lucha contra el VIH/sida


En este artículo: Cuba, Estados Unidos, Infancia, Niños, OMS, OPS, Salud, VIH

2 julio 2015 | Cubadebate

 

Un niño en un círculo intal en La Habana. Foto: Ladyrene Pérez/Cubadebate.

Por Kanya D´Almeida.

Se calcula que en 2013 nacieron 240.000 niños y niñas con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), un dato mucho más alentador que el de 2009, cuando 400.000 bebés dieron positivo a la infección, pero sigue lejos de la meta de 40.000 nacidos seropositivos para 2015.

A contracorriente de la tendencia mundial, una pequeña nación insular dio pasos enormes hacia el cumplimiento de la meta para este año. Ese país es Cuba, donde en 2013 se registraron solo dos bebés nacidos con VIH, el virus que causa el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida).

El martes 30, la Organización Mundial de la Salud (OMS) validó a Cuba como el primer país del planeta en eliminar la transmisión de madre a hijo del VIH/sida y la sífilis.

“Esta es una celebración para Cuba y una celebración para los niños y familias de todo el mundo”, declaró el director ejecutivo del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (Onusida), Michel Sidibé.

“Esto demuestra que acabar con la epidemia del sida es posible, y esperamos que Cuba sea el primero de muchos países que… busquen la validación por haber acabado sus epidemias entre los niños”, añadió.

Cada año se embarazan más de 1,4 millones de mujeres que viven con el VIH. Sin el tratamiento adecuado, tienen entre 15 y 45 por ciento de probabilidades de transmitir el virus a sus hijos durante el embarazo, el parto o la lactancia.

Pero si la madre y el niño o niña reciben el tratamiento antirretroviral adecuado, el riesgo de transmisión desciende a apenas uno por ciento.

Desde 2010, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la oficina regional de la OMS en América, colabora con sus socios en Cuba y otros Estados de la región para aplicar un programa integral que erradique la transmisión madre a hijo del VIH y la sífilis.

Este proceso supuso la mejora del acceso temprano a la atención prenatal, exámenes para las embarazadas y sus parejas, partos por cesárea y la sustitución de la lactancia materna.

Estos servicios se prestaron dentro del marco más amplio del acceso equitativo y universal a la salud, en el que la salud materna e infantil se integra con programas de lucha contra las enfermedades de transmisión sexual.

“El éxito de Cuba demuestra que el acceso universal a la salud y la cobertura universal sanitaria son factibles y, de hecho, son la clave del éxito, incluso ante desafíos abrumadores como el VIH”, declaró la directora de la OPS, Carissa Etienne, el 30 de junio.

“El logro de hoy de Cuba brinda inspiración para que otros países avancen hacia la eliminación de la transmisión de madre a hijo del VIH y de la sífilis”, añadió.

La OMS y sus asociados publicaron por primera vez en 2014 las pautas generales que rigen los procesos y criterios para la validación de la eliminación de la transmisión de madre a hijo.

Dado que es imposible que el tratamiento y la prevención tengan 100 por ciento de eficacia, la “eliminación” se define como “una reducción de la transmisión a un nivel tan bajo que ya no constituye un problema de salud pública”, según la OPS.

En marzo de este año un grupo de expertos sanitarios de 10 países visitó Cuba para evaluar su progreso en el cumplimiento de la meta de eliminación. El quipo pasó cinco días recorriendo centros de salud, laboratorios e instituciones gubernamentales y entrevistando a expertos y demás personas relacionadas con la temática.

La misión, que incluyó a expertos de Argentina, Japón y Zambia, tomó en cuenta varios indicadores, todos los cuales deben cumplirse durante al menos un año, como la confirmación de que las nuevas infecciones de niños como consecuencia de las transmisiones de madre a hijo sean inferiores a 50 casos por cada 100.000 nacidos vivos.

Otros indicadores, que deben cumplirse durante al menos dos años a fin de recibir la validación, incluyen la verificación de que más de 95 por ciento de las mujeres con VIH conozcan su estado y reciban al menos una visita prenatal y medicamentos antirretrovirales.

“La eliminación de la transmisión de un virus es uno de los mayores logros posibles de la salud pública”, destacó la directora general de la OMS, Margaret Chan, el 30 de junio.

“Esta es una victoria importante en nuestra larga lucha contra el VIH y las infecciones de transmisión sexual, y un paso importante para tener una generación libre del sida”, añadió.

Según el informe correspondiente al Día Mundial del Sida 2014, en 2013 había 35 millones de personas que viven con VIH/sida.

Desde el inicio de la epidemia en la década de 1980, 39 millones de personas murieron a raíz de enfermedades relacionadas con el sida y cerca de 78 millones se infectaron con el VIH.

Gracias a la perseverancia de los esfuerzos locales e internacionales en la lucha contra la epidemia, la mortandad descendió considerablemente en el último decenio, de 2,4 millones de muertes en 2005 a 1,5 millones en 2013, equivalente a una caída de 35 por ciento.

Las infecciones nuevas también disminuyeron 38 por ciento desde 2001, de 3,4 millones a 2,1 millones en 2013.

En la población infantil, las infecciones nuevas bajaron de 580.000 en 2001 a 240.000 en 2013.

Si más países siguen el ejemplo de Cuba, la comunidad internacional estará más cerca de cumplir su objetivo para 2015, así como de la meta definitiva de la erradicación del sida.

(Tomado de IPS)